Siempre he dicho que la tarea de ser padres no es fácil, pero tampoco imposible y debemos educarnos para aprender a escuchar, comprender y confiar en nuestros hijos.

Nos limitamos a trabajar a comprarles y darles todo lo que necesitan y a regañarlos o a llamarles la atención cuando es necesario, pero realmente estamos cumpliendo la función de padres cómo debemos? 

Desafortunadamente no les dedicamos el suficiente tiempo, pero a las demás actividades que realizamos si,  por ejemplo. Si estamos sacando una carrera adelante, tenemos que estudiar, hacer proyectos, etc., es decir dedicamos tiempo a esa actividad.  Si somos profesionales o estamos en un trabajo, dedicamos 8 horas de nuestro tiempo o más a ese rol que cumplimos.

Pero a nuestros hijos les dedicamos todo ese tiempo? Si son más importantes que todo eso, ya que son una vida humana a la que le estamos dando bases, estructura y forma.

No los escuchamos, sino al contrario siempre los estamos juzgando porque hiciste esto, porque hiciste aquello,  y les exigimos que sean fuertes, no les permitimos que lloren, que se muestren ante nosotros vulnerables y porque no? si es en la casa donde pueden ser auténticos y naturales, porque con los amigos ellos se muestran fuertes y capaces de todo, es más por eso muchas veces se meten en situaciones peligrosas.

Es por esto que cuando nuestros hijos nos hagan una pataleta o los veamos furiosos, no hay que regañarlos, sino por medio de preguntas llegar a la verdadera causa de la frustración que están sintiendo  y que es la forma como ellos la están manifestando.

Hay que enseñarles que aprendan a identificar sus emociones y que las sepan expresar de una forma adecuada.

Cuando nuestros hijos tienen algo que les preocupa o los angustia para ellos es un problema grandísimo y  nosotros lo vemos como una tontería y ahí es donde empieza la desconexión entre padres e hijos.

Tenemos que validar lo que para ellos es importante y dejarlos expresar sus emociones sin juzgarlos. Si por ejemplo un adolescente sigue llorando por el novio o la novia que perdió, no hay que decirle, pero todavía sigues llorando por ese novio o novia? Sino preguntarle a ella o a él era muy importante para ti, verdad? Y así que ellos vean que los estamos comprendiendo y nos estamos poniendo en su lugar. De esta manera logramos conectarnos con ellos y aprovechar la oportunidad para tener un dialogo profundo y verdadero.

Lo importante de todo esto es estar pendiente de lo que pasa con nuestros hijos,  siempre hay señales y a veces no las vemos, abrazarlos y manifestarles todo el tiempo que son importantes para nosotros y que los amamos mucho, no importa la edad que tengan, ya que el amor es la fuerza más poderosa del universo.

Si desea una consulta llame a Stella vargas, Psicóloga graduada en Colombia y Psicoterapista registrada en Canadá al 647-238-9920 o escriba a: stellavg8@hotmail.org.