Una de las grandes virtudes que nos hace falta a los seres humanos, en nuestra vida diaria es la compasión, para no juzgar, no condenar, no criticar absolutamente a nadie. Empezando por nosotros mismos, nuestra  propia familia y con el resto de las personas con las que nos encontramos a lo largo de nuestra vida.

La compasión es la capacidad de comprender a los demás, de reconocer el dolor, el sufrimiento del otro, de comprender la vivencia del otro, tal como el otro la ve, la vive y la siente, de entender sus necesidades, sus carencias, es decir ponerse en  los zapatos del otro y a esto se le llama tener empatía.

Es entender que todos tenemos debilidades, que todos tenemos nuestras propias batallas y las estamos librando y que todos estamos en diferentes niveles en nuestro proceso de evolución, al asimilar esto nos volvemos más compasivos.

Cada uno puede cultivar la compasión:

Ayudando y sirviendo  a los demás, siendo la mejor versión de sí mismo, entregando lo mejor de cada uno

  • Haciendo todo el bien que se pueda a todas las personas y en el lugar donde nos encontremos.
  • En cualquier circunstancia.
  • Dando apoyo con una simple acción, palabra o una sonrisa.

La compasión es diferente a tener lástima y a la autocompasión,  porque con la lástima nos estamos colocando  en un nivel superior a la otra persona y no estamos creyendo en sus capacidades y con la autocompasión es hacernos víctimas.

Cuando aprendemos a ser compasivos, incrementamos en nosotros  nuestra tranquilidad. Serenidad, paz, alegría y motivación y le damos al otro una gran sensación de seguridad y bienestar.

Según el Dalai Lama:

“ LA COMPASIÓN es una gran virtud… es la capacidad de comprender a los demás, de sentir empatía y tristeza al verlos sufrir, es el sentimiento que nos impulsa a aliviar su dolor o evitarlo … seremos compasivos con los que nos rodean, en la misma medida que lo somos con nosotros mismos … Generalmente la gente muy dura con ella misma es muy dura con los demás … sentir o ver el sufrimiento ajeno y ponernos en el lugar del que lo padece y ayudar a remediarlo, nos hace desarrollar esta virtud.
“Si quieres que otros sean felices, practica la compasión… si quieres ser feliz tú, practica la compasión”
 

Si desea una consulta llame a Stella vargas, Psicóloga graduada en Colombia y Psicoterapista registrada en Canadá al 647-238-9920 o escriba a: stellavg8@hotmail.org