Todos como padres hemos cometido algunos errores con nuestros hijos, como sobreprotegerlos; porque lo confundimos con protección y son dos cosas muy diferentes.

La protección es cuidar, es guiar, es que tengan seguridad física y emocional y la sobreprotección es no dejar que el hijo sea, es decir: es pensar por el hijo, hacer por el hijo, hablar por el hijo, tomar decisiones por el hijo y solucionar los problemas del hijo.

Este tipo de acciones algunos padres las realizan por:

  • Porque no quieren que sus hijos sufran o tengan lo que ellos sufrieron o no tuvieron
  • Porque siempre están de prisa y ellos lo hacen más rápido y mejor que los hijos.
  • Por temores reales o imaginarios de los propios padres
  • Porque los hijos hacen caritas que ellos no resisten o sea se dejan manipular de los hijos
  • O simplemente por hacerle la vida más fácil al hijo(a)

Lo importante es que al sobreproteger a nuestros hijos no estamos creyendo o confiando en sus capacidades y habilidades, los estamos limitando y por lo tanto los estamos perjudicando en su desarrollo y evolución.

Con esta forma de educar estamos generando y creando grandes problemas en nuestros hijos como:

Inseguridad, falta de confianza, Baja autoestima,  timidez, dependencia excesiva, poca habilidad para relacionarse con los demás, miedos de estar separados de sus padres, ansiedad,  sentimientos de inutilidad, escasa creatividad, dificultad  para resolver conflictos o tomar decisiones, poca tolerancia a la frustración que se manifiesta en agresividad, falta de compromiso y responsabilidad.

Para educar de una forma adecuada sin caer en la sobreprotección,  lo que debemos hacer es:

  • Poner límites y normas claras, que los hijos interioricen y entiendan. Ensenándoles que todos nuestros comportamientos tienen consecuencias para nosotros y en algunas ocasiones para otros.
  • Ponerles responsabilidades de acuerdo a la edad, para que en el futuro sea capaz de hacerse cargo de asuntos importantes.
  • No darles todo lo que pidan, pues deben aprender el esfuerzo por conseguirlas o ganarlas.
  • Ayudarles cuando lo necesiten, pero con nuestra guía, sin solucionarles los problemas o haciéndoles las cosas.
  • Dejarlos que se equivoquen por experiencias directas, es la única forma de aprender a mejorar para el futuro.
  • Permitirles que sociabilicen y abran un circulo de amistades.
  • Tener un balance entre sobreprotegerlos y dejarlos hacer lo que quieran.

De esta manera facilitamos que se desarrollen habilidades y destrezas en nuestros hijos para que sean personas más independientes, seguras,  libres, responsables,  capaces de resolver conflictos, tomar decisiones y manejar su propia vida.

Si desea una consulta llame a Stella vargas, Psicóloga graduada en Colombia y Psicoterapista registrada en Canadá al 647-238-9920 o escriba a: stellavg8@hotmail.org