Existen muchas cosas que son tan importantes y que pasan desapercibidas o que no les damos la trascendencia que tienen, como la relación y conexión que existe entre abuelos y nietos.

Por ejemplo separar a los nietos de sus abuelos, cuando los padres se divorcian o se separan,  es una situación que causa mucho dolor y sufrimiento, en los abuelos y en los niños.

Además estamos privando a unos y otros de los beneficios tan grandes que trae esta relación.

Los abuelos trasmiten a los niños calma, paz, seguridad, paciencia, complicidad, muchas veces son sus confidentes y a veces hacen de abogados ante los padres y en otras ocasiones de mediadores y conciliadores.

Los abuelos dan cariño, mimos y pasan ratos agradables con los niños hasta ponerse al nivel de ellos en los juegos, se  tiran al piso sin importar que la ropa se ensucie, porque tienen tiempo, que de pronto los padres no tienen.

Los abuelos trasmiten valores, recuerdos, costumbres, tradiciones y educan a sus nietos más relajadamente.

Muchas veces, los abuelos malcrían pero de una forma más sana y con sabiduría ya que su experiencia se los ha dado y no quieren cometer los mismos errores que ellos cometieron con sus hijos, es una forma de reparar lo que ellos no hicieron, pero deben tener claro que no deben sobrepasar los límites y que ellos no son los padres de esos niños.

Los abuelos pueden dar opiniones de la forma de educar, pero nada más, porque ellos ya educaron bien o mal a sus hijos. Lo importante es el bienestar y  la seguridad de los niños y niñas. Solo si hay maltrato o abuso hay que intervenir o avisar a autoridades competentes para esos casos.

La mayoría de los abuelos sienten adoración por sus nietos y son los fans número uno de ellos y los nietos adoran a sus abuelos. El beneficio es mutuo, hay enriquecimiento emocional para ambas partes. Los abuelos se sienten útiles y hasta rejuvenecen y los niños se sienten más amados, seguros y queridos.

En conclusión los abuelos, ya sean viejos, jóvenes, consentidores o más estrictos, enriquecen y ayudan profundamente al bienestar emocional de los nietos.

No permita que alguna diferencia, algún desacuerdo con su pareja, con algún abuelo, algún conflicto entre padres e hijos o suegros y nueras o yernos, influyan en la relación de  abuelos y nietos, porque los únicos que saldrán  perjudicados son los nietos y de pronto con el pasar del tiempo se reconcilian los adultos y los niños ya han crecido y se perdió ese tiempo, tan valioso de convivencia y conexión entre abuelos y nietos.

Recordemos que el principio fundamental para educar es el EJEMPLO. Enseñemos a valorar y respetar a nuestros abuelos, signos de sabiduría que, les da la vida.

Si desea una consulta llame a Stella vargas, Psicóloga graduada en Colombia y Psicoterapista registrada en Canadá al 647-238-9920 o escriba a: stellavg8@hotmail.org