Todos sabemos que la vida nunca es lineal, que se presenta con altibajos  y que en algunos momentos tenemos situaciones difíciles que son dolorosas, pero somos nosotros los que las convertimos en sufrimiento.

Para entender esto, tenemos que saber la diferencia entre dolor y sufrimiento, ya que le damos el mismo significado porque ambas generan tristeza.

Dolor  es una experiencia sensorial desagradable que se aprecia por los sentidos pasa involuntariamente y termina. El dolor emocional es un sentimiento que se origina en determinadas situaciones o problemas relacionados con una pérdida o con un conflicto que nos afecta de manera importante, pero que en algún momento va a finalizar en forma proporcional a lo que lo produjo.

El sufrimiento es más complejo, es una elaboración de procesos mentales, emocionales  y cognitivos que  se perciben en la mente, causados por el dolor físico o la experiencia dolorosa que nos afecta profundamente, por mucho tiempo.

En el sufrimiento  involucramos pensamientos, sentimientos y emociones, así la situación, el evento o la experiencia que se tuvo haya pasado hace mucho tiempo o se haya solucionado. Es por esto que decimos que sufrimos por puro gusto.

Es decir que cuando experimentamos un dolor, algunas veces nos obsesionamos  con él o nos resistimos a aceptarlo y  usamos algunas expresiones como: Porque a mí? , esto es horrible…. Yo soy de malas…. vine a este mundo a sufrir y experimentamos penas, lamentaciones, preocupaciones, desesperación, tensión, angustia.  Esto hace que se convierta en un círculo,  que nos produce más dolor y más sufrimiento. Es decir que nosotros mismos generamos el sufrimiento.

Por eso decía un sabio, que los hombres somos capaces de sufrir tres veces por la misma cosa: esperando que suceda, mientras sucede y después que ha sucedido.

Para superar el sufrimiento es necesario: aceptar lo que nos está sucediendo o sucedió, no darle vueltas y vueltas en nuestra cabeza, modificar los pensamientos negativos que tengamos de esa situación a formas positivas y por ultimo cambiar la forma y la actitud  de reaccionar  ante las circunstancias que suceden en el transcurso de la vida, por duras que estas sean.

Comprender que todos los seres humanos batallamos o sufrimos por una razón u otra, lo importante es no quedarnos estancados en el sufrimiento sino trascenderlo. De esta manera aprendemos a madurar y evolucionar en nuestro camino.

Buda decía: “El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional”.

Para cualquier ayuda llame a Stella Vargas al 647-238-9920 o escriba al email: stellavg8@hotmail.org