Benjamín Franklin afirmo, Nunca dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.

Pero muchas personas desafortunadamente viven postergando todo, sin hacer nada, ni tomar decisiones importantes o viven esperando que otros resuelvan sus asuntos y por esto muchas vidas prometedoras se desperdician.

Por esto es muy importante tener un rol activo, tomar el control y ser los protagonistas de nuestra propia vida.

La postergación es algo muy difícil de curar, sino se toma la decisión de cambiar este mal hábito.

Cuando vivimos posponiendo constantemente, produce un desgaste de energía que se va convirtiendo en angustia, frustración, culpa y hasta depresión. Y muchas veces significa que no creemos en nuestras propias capacidades y no nos tenemos confianza, es decir evitamos el miedo a fracasar, todo esto produce trastornos en nuestra vida diaria, ya que repercute en nuestra vida personal, laboral familiar y social.

Para dejar de postergar es importante

  • comprender que en el camino nos podemos encontrar con dificultades, que nos pueden dar frustraciones, pero de estas podemos aprender y tomar una actitud adecuada que nos ponga en un camino real hacia lo que queremos.
  • Distinguir entre lo importante y lo urgente, porque lo urgente requiere de acción inmediata.
  • Poner manos a la obra inmediatamente, no debemos colocar un día ideal o específico para realizar lo que necesitamos hacer.
  • Si el trabajo a realizar es muy largo o lleva demasiado tiempo, debemos dividirlo y realizarlo en partes, así no nos sentiremos cansados.
  • Evitemos las interrupciones constantes, como el ruido que nos impide concentrarnos etc., es decir controlemos el ambiente, eso nos hará sentir más tranquilos y relajados.
  • Dejemos de ser perfeccionista, es mejor hacer algo que no hacer nada., somos humanos.
  • No le tengamos miedo al fracaso, más bien véamelo, como un entrenamiento, un deportista tiene miles de horas de entrenamiento, de práctica, de errores, de fracasos y de triunfos, así que démonos permiso de fallar.
  • Manejemos efectivamente el tiempo, hagamos un horario, asignemos una hora constante y prográmemelo en nuestra agenda.

Dejar las cosas para después, nos aleja de las oportunidades del presente , no sabemos cuánto nos queda de vida entonces hagamos lo que creemos que es importante.

Cualquier cosa que tengamos en mente o hayamos decidido llevar a cabo, haga mola porque somos fuertes, capaces. , ACTUEMOS, ACTUEMOS.

Rubdhy Stella Varga